COMUNION N. 4: 14-27 febrero 2013
 
 

14 febrero 2013: IV Centenario de la muerte de San Juan Bautista de la Concepción

El día 14 de febrero de 2013 se cumplen 4 siglos de la muerte de San Juan Bautista de la Concepción. Como no podía ser por menos, la gran celebración tendrá lugar en CÓRDOBA, ESPAÑA, donde falleció el Santo y donde se veneran sus sagradas reliquias. Se está celebrando una novena de preparación a la fiesta. El día 13 de febrero llegará a Córdoba el Ministro General de la Orden con todo el Consejo General; esa tarde está previsto que el P. José Narlaly presida la celebración del último día del novenario. El día 14, festividad del Santo, a las 20 horas, se celebrará una Misa solemne presidida por don Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba, en la que tomarán parte, además del Ministro General y Consejo, los Ministros Provinciales de España y representaciones de la mayoría de las comunidades trinitarias de España. El Obispo de Córdoba impartirá la Bendición Papal con aneja Indulgencia Plenaria que el Santo Padre Benedicto XVI ha concedido mediante decreto de la Penitenciaría Apostólica.

También en Córdoba, el día 17 de febrero, se tendrá el VIII Encuentro Nacional del Voluntariado de la FUNDACIÓN PROLIBERTAS, con motivo del Año Jubilar y en el domingo más próximo a la fiesta del Reformador. Por la mañana se tendrá la Asamblea del Voluntariado y un espectáculo de arte ecuestre, al final del cual se compartirá un almuerzo ofrecido por el Comedor “San Juan Bautista de la Concepción”. Por la tarde, charla y coloquio dirigidos por Pedro Aliaga, y una eucaristía (18 horas) en honor de San Juan Bautista de la Concepción.

En la patria chica del Santo, ALMODÓVAR DEL CAMPO, los niños de los colegios de enseñanza primaria han dedicado los días 8-9-10 de febrero a conocer a San Juan Bautista, en cuyo honor se predicará un tríduo en la iglesia parroquial los días 11-12-13 de febrero, por el P. Olegario Sendín, de la comunidad de Alcázar de San Juan. La noche del 13 de febrero habrá pasacalles de música, luminarias en la calle natal del Santo, distribución de limonada y panecillos en la Casa-Ermita natal de San Juan Bautista, rifa de varios productos y fuegos artificiales. El día 14 de febrero, a las 12,00 horas, solemne misa en la iglesia parroquial. A las 19 horas, procesión con la imagen del Santo por las calles del pueblo; al pasar la imagen por la casa natal se cantará el Himno a San Juan Bautista. Por otra parte, el día 2 de marzo tendrá lugar la Peregrinación de Almodóvar a Córdoba, para ganar el Jubileo.

En MADRID, la parroquia de San Juan Bautista de la Concepción, el Colegio San Juan García y la comunidad trinitaria del barrio de Aluche empezarán los actos jubilares el día 12 de febrero, con una eucaristía a las 19 horas, y una conferencia pronunciada por Juan de Dios Martín Velasco, de la Universidad Pontificia de Salamanca. El día 13 de febrero, eucaristía y posterior concierto de música en honor a San Juan Bautista, por la célebre Escolanía del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial. El día 14 de febrero, festividad del Santo, se celebrará una solemne misa a las 19 horas, presidida por Mons. César A. Franco, obispo auxiliar de Madrid. En ese día está prevista la presentación del libro sobre San Juan de Mata y San Juan Bautista que ha preparado el célebre dibujante José Luis Cortés.

En ROMA, la comunidad trinitaria y la parroquia de Santa Maria alle Fornaci ofrecerá un tríduo en preparación a la fiesta de San Juan Bautista, predicado por el P. Javier Carnerero, Procurador General de la Orden. La Familia Trinitaria de Roma está invitada a celebrar la festividad del Santo en la iglesia de San Carlino, donde se expondrá la reliquia de San Juan Bautista en el altar a él dedicado. A las 18 horas se celebrará una solemne eucaristía, presidida por el P. Antonio Sáez de Albéniz, durante la cual renovará su profesión solemne fray Aquileo Durán. Al final se compartirá una merienda en el interior del convento.

En BUENOS AIRES, donde el cardenal Jorge Mario Bergoglio ha designado a la iglesia parroquial de la Santísima Trinidad como Templo Jubilar en la Archidiócesis de Buenos Aires durante todo el año, el día 14 se celebrará una solemne misa en honor de San Juan Bautista, presidida por el P. Luis Miguel Marengo, Ministro Vicarial de América del Sur, a la que se ha invitado a la Familia Trinitaria de Buenos Aires.

En SALAMANCA, el día 22 de febrero será «Jornada Trinitaria» con motivo del Año Jubilar Trinitario. A las 10 horas, conferencia del P. Pedro Aliaga sobre «San Juan de Mata, padre y maestro para la nueva evangelización». A las 12, conferencia de Eduardo J. Alonso sobre «Más de seis siglos de presencia: los trinitarios en Salamanca (1390-2013)». A las 16,30, conferencia del P. Juan Pujana sobre «El deber de evangelizar según San Juan Bautista de la Concepción». A las 18,30, conferencia de Mons. Raul Berzosa, obispo de Ciudad Rodrigo, en torno al tema: «¿De qué hablamos cuando hablamos de fe y de nueva evangelización?». A las 20 horas, Mons. Berzosa presidirá la Eucaristía en el templo jubilar de Salamanca, donde se veneran los sagrados restos de San Juan de Mata.

En VALDEPEÑAS (Cuna de la Descalcez Trinitaria) está abierta la exposición «San Juan B. de la Concepción, una llama viva»: en sus cuatro salas se puede hacer un recorrido completo por la historia de los trinitarios en Valdepeñas (http://www.abc.es/local-ciudad-real/20130201/abci-valdepenas-museo-201302011345.html). Los días 11-12-13, triduo solemne en honor del Santo, predicado por el P. Eduardo Martínez, de la comunidad trinitaria de Villanueva del Arzobispo. El día 14 de febrero está lleno de actividades lúdicas, deportivas y religiosas en el colegio, convento e iglesia de los trinitarios. La solemne eucaristía en honor del Santo se celebrará por la tarde, presidida por el P. Pascual Villegas, ministro de la Casa. La celebración tendrá un aliciente digno de notarse: se preparará la iglesia tal y como se preparó en 1819, para celebrar la beatificación de San Juan Bautista, según la descripción que hizo don Eusebio Vasco. Varias personas llevan tiempo trabajando para adornar la iglesia de manera tan singular, cosa que está despertando una gran expectación en Valdepeñas. El día 18 de febrero, lunes, se concentrarán en Valdepeñas niños y jóvenes de los cinco colegios trinitarios de la Provincia de España-Sur para el tradicional encuentro intercolegial del Reformador.

Sin embargo, en Valdepeñas la gran fiesta en honor del Reformador tuvo lugar los días 5 y 6 de diciembre pasados, cuando la MARCHA JUVENIL DE LA DIÓCESIS DE CIUDAD REAL se dedicó a San Juan Bautista de la Concepción. Participaron más de 500 jóvenes de toda la diócesis de Ciudad Real; el acto más espectacular tuvo lugar en la Plaza Mayor de Valdepeñas, donde se proyectó un montaje audiovisual sobre los muros de la Parroquia de la Asunción, en que Juan Bautista contaba su vida, y que fue seguido por los 500 jóvenes de la Marcha Juvenil y por varios centenares de Valdepeñeros que no quisieron perderse este espectáculo.

En LA SOLANA (Ciudad Real) en cuya iglesia del desaparecido convento de trinitarios descalzos tiene hoy su sede la parroquia de San Juan Bautista de la Concepción, presidirá la fiesta en honor del Santo el Obispo de Ciudad y Prior de las Órdenes Militares de España, Mons. Antonio Algora Hernando.

Estas son las celebraciones de las que hemos tenido conocimiento en coincidencia con el IV Centenario de la muerte de San Juan Bautista de la Concepción. Si alguien más tiene a bien enviarnos noticia de alguna fiesta jubilar, rogamos que lo haga llegar a COMUNION, en un escrito máximo de 10/12 líneas. Se agradece particularmente acompañarlo con fotografías.

Cartel IV Centernario SJ Bautista.jpg

22 de febrero. En Salamanca.
centenario1

centenario2

La reconciliación: un sacramento con carisma
Publicamos la siguiente reflexión del P. Isidoro Murciego a propósito del Año Jubilar Trinitario 2013

La reconciliación: un sacramento con carisma

“Todo viene de Dios, que nos reconcilió
con Él por medio de Cristo, y nos confió
el ministerio de la reconciliación” (2 Cor 5,18)

“Han pasado ocho siglos de la muerte de San Juan de Mata y cuatro desde la muerte de San Juan Bautista de la Concepción. Su carisma y misión continúan vivos en la Iglesia de hoy a través de cada uno de nosotros. ¡No necesitamos mayor motivo para cantar agradecidos la gloria de la Trinidad, especialmente en el Año Jubilar Trinitario! Celebremos la bondad de nuestro Dios y la fidelidad de nuestros hermanos y hermanas que nos han precedido en nuestra Familia Trinitaria a través de los siglos” .

Estas pocas líneas, en el contexto del Año Jubilar Trinitario, centran la atención sobre un Sacramento con Carisma. Se trata del Sacramento de la Reconciliación que en este tiempo privilegiado (17/12/2012-14/02/2014), sobre todo para la Familia Trinitaria, adquiere un protagonismo natural.

Como muy bien sabes, nuestro Padre San Juan de Mata, Fundador y Ministro General de la Orden, dedicó los últimos años de su vida (1209-1213) en Santo Tomás in Formis (Roma), entre otras cosas, a la atención material y espiritual de los peregrinos, enfermos, pobres y cautivos rescatados que llegaban al hospital de la Casa de la Trinidad del Monte Coelio. Pero quizás te pueda sorprender el hecho de que una de las obras de misericordia asiduamente ejercitada por San Juan de Mata, antes y durante ese tiempo, según la tradición, era atender a la reconciliación, a sanar las heridas interiores, de quienes llegaban al hospital diariamente, de acuerdo a lo que prescribe la Regla Trinitaria del 1198: “El mismo día que llega o es traído un enfermo, confiese sus pecados y comulgue” . Esta es una señal que desde los orígenes de la Orden, los trinitarios sacerdotes tienen el ineludible deber o la misión de atender a la reconciliación de los acogidos. También en este campo el ejemplo del Fundador de los Trinitarios es un referente histórico, siempre actual.

En el contexto eclesial del Año de la Fe y de la Nueva Evangelización

El papa Benedicto XVI, al convocar el Año de Fe, ha querido que la Iglesia renueve el entusiasmo de creer en Jesucristo, único Salvador del mundo; reavive la alegría de caminar por el camino que nos ha indicado; y testimonie de modo concreto la fuerza transformadora de la fe… a través del anuncio de la Palabra, la celebración de los sacramentos y las obras de caridad. Tenemos ante nosotros, pues, un magnífico programa para este Año de la Fe: renovar con entusiasmo la consagración, reavivar con alegría la comunión, testimoniar a Cristo resucitado en la misión evangelizadora En el Mensaje al Pueblo de Dios del último Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización se dice que como Jesús, en el pozo de Sicar, también la Iglesia siente el deber de sentarse junto a los hombres y mujeres de nuestro tiempo. La Iglesia es el espacio ofrecido por Cristo en la historia para poderlo encontrar. Él le ha entregado, junto con la Palabra, el Bautismo, su Cuerpo y Sangre, la gracia del perdón, sobre todo en el sacramento de la reconciliación, la experiencia de una comunión que es reflejo mismo del misterio de la Santísima Trinidad y la fuerza del Espíritu que nos mueve a la caridad hacia los demás .

El esfuerzo de una continua conversión y de una necesaria purificación, que los fieles cristianos realizan mediante el sacramento de la reconciliación, está íntimamente vinculado a la Eucaristía. A través del encuentro frecuente con la misericordia de Dios, renuevan y acrisolan su corazón, al mismo tiempo que, reconociendo humildemente sus pecados, hacen transparente la propia relación con Él. La gozosa experiencia del perdón sacramental, en el camino compartido con los hermanos y hermanas, hace dócil el corazón y alienta el compromiso por una creciente fidelidad .

Confesamos la humanidad y la divinidad del Redentor

En el Nuevo Testamento, sobre todo en los Evangelios y en boca de Jesús, como signo de su divinidad, aparecen expresiones como: “Tus pecados te son perdonados” (Lc 7, 36 - 8, 3; Mc 2,5; Mt 9,2); o “a quienes perdonéis los pecados les quedan perdonados” (Jn 20,23). “Arrepentíos, pues, y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados" (Hch 3,19). También en el Credo confesamos: “Creo en el perdón de los pecados”. La Iglesia tiene la misión y el poder de perdonar los pecados, porque el mismo Cristo se lo ha dado. Quien en la Iglesia imparte el perdón de los pecados actúa “in persona Christi”.

“¿Quién puede perdonar los pecados, sino Dios?” (Mc 2,7). Quienes creemos en el perdón de los pecados confesamos la humanidad y la divinidad del Redentor. Cada vez que participamos del Sacramento de la Reconciliación proclamamos la fe en Jesucristo, como verdadero Dios y verdadero Hombre. “El Verbo se hizo carne (Jn 1,14), he aquí el corazón de nuestra fe” . Son muchas las vertientes desde las cuales el seguidor de San Juan de Mata está llamado a confesar la Humanidad y la Divinidad del Redentor. A través de la gracia de este Sacramento nuestra fe se hace más pura y radiante confesión de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y más liberadora.

En el corazón de la Iglesia de todos los tiempos

A lo largo de la historia y en la praxis constante de la Iglesia, el ‘ministerio’ de la reconciliación (cf 2 Cor 5,18) concedido mediante el sacramento del bautismo y de la penitencia, se ha sentido siempre como tarea pastoral muy relevante, realizada por obediencia al mandato de Jesús, como parte esencial del ministerio sacerdotal.

La celebración del sacramento de la penitencia ha tenido en el curso de los siglos un desarrollo que ha asumido diversas formas expresivas, conservando siempre, sin embargo, la misma estructura fundamental, que comprende necesariamente, además de la intervención del ministro –solamente un Obispo o un Presbítero-, que juzga y absuelve, atiende y cura en el nombre de Cristo los actos del penitente: la contrición, la confesión y la satisfacción . El sacramento del perdón tiene su propia identidad y misión en la vida del cristiano.

San Juan de Mata y el Santo Reformador referentes del sacramento del perdón

A finales del siglo XII hallamos unas interesantes apreciaciones del sacramento de la penitencia, precisamente, en la Regla Trinitaria, aprobada por el Papa Inocencio III, el 17 de diciembre de 1198, con la bula Operante divine dispositionis. Estas apreciaciones sobre la confesión se hacen con referencia a los Trinitarios, aplicables a religiosos, monjas, religiosas, cofrades, laicos de las fraternidades…: “El Ministro Mayor puede oír las confesiones de los hermanos de todas las comunidades de la misma Orden. El Ministro Menor, en cambio, oiga las confesiones de los hermanos de su casa, con tal que la vergüenza, por alguna falta repetida, no dé ocasión en modo alguno a confesarse con sus prelados más raramente o con menos claridad de la debida” . “En lo que toca a confesiones de religiosos, - escribe también el Santo Reformador-, nosotros tenemos de regla que el ministro oiga las confesiones de sus súbditos nisi ratione verecundiae repetiti excessus. Y porque es bien que el prelado dé estas licencias con alguna facilidad, se señalará por nuestro hermano provincial en cada convento uno o dos confesores que puedan cumplir y suplir las veces del prelado en las ocasiones que la regla dice” .

Y también en la Regla, con relación a los acogidos (pobres, transeúntes, enfermos, cautivos liberados…), como hemos recordado anteriormente, se dice: “El mismo día que llega o es traído un enfermo, confiese sus pecados y comulgue” . San Juan Bautista de la Concepción ve aquí a los trinitarios como enfermeros puestos por las manos de Dios, para que “hagan a todas manos: que, acudiendo a lo exterior del pobre, acudan a lo interior de su alma. Lo cual con veras y con perfección no se puede alcanzar si no es con ayunos, abstinencias y oración grande” . En el tiempo de la Reforma los Trinitarios tienen una importante misión como confesores. Las Constituciones de la Reforma suelen dedicar un capítulo para tratar de los confesores. San Juan Bautista de la Concepción en su comentario a la Regla asume este magisterio del santo Fundador

Para una interpretación actualizada es menester no olvidar que la Regla Trinitaria se refiere a un contexto de cristiandad, aunque en el contexto se da a entender que nada impide la acogida de pobres y cautivos no cristianos. Las indicaciones de la Regla llevan consigo unas exigencias pastorales propias de los religiosos trinitarios sacerdotes. Atender a la práctica del sacramento de la Reconciliación forma parte de su acción liberadora, pues eran muchos los pobres, enfermos, transeúntes y peregrinos que eran acogidos en nuestros albergues y pequeños hospitales desde los orígenes de la Orden. Así podemos contemplar al mismo San Juan de Mata, en Santo Tomás in Formis, dedicado en sus últimos años a la acción pastoral trinitario-redentora también a través del sacramento del perdón.

La reconciliación desde la experiencia trinitaria-redentora

Sorprende gratamente cuanto dice y sugiere el P. Ignacio Vizcargüénaga en su libro póstumo, “Carisma y Misión de la Orden Trinitaria”: “La Liturgia es, desde las raíces del Fundador, componente privilegiado de la experiencia espiritual trinitaria. Es una liturgia carismática... También el sacramento de la confesión (Regla 28. 36) hay que interpretarlo dentro de la experiencia trinitaria… proclamación de la misericordia y encuentro con el Misterio Trinitario… libera de las cadenas del pecado… Glorificación trinitaria a través de su vida litúrgica” .

En la Regla Trinitaria aparece con fuerza el sacramento de la reconciliación, se afianza así el compromiso de todo trinitario en favor de la misión de romper cadenas. Este sacramento tiene connotaciones propias del carisma trinitario. Las cadenas raíces están cerradas por el pecado. Llamados a romper esas ataduras que frenan la marcha y dificultan el seguimiento del Redentor. Es una llamada a dejarse evangelizar. Evangelizas, rompes cadenas, en la proporción que uno mismo se deja evangelizar y permite al espíritu liberarle de sus propias ataduras.

La confesión para proclamar la pureza de la fe cristiana

En diversos momentos se pide también en la Regla que el trinitario se confiese asiduamente. ¿Quién como el Santo Fundador pondría en práctica esta cláusula de la Regla? Además, la práctica personal del Sacramento del Perdón le brinda la oportunidad de proclamar la pureza de la fe en el Hijo de Dios. Cada vez que se acerca a este Sacramento de la Reconciliación confiesa su fe en la Humanidad y Divinidad del Redentor.

También hacen referencia a la humanidad y divinidad de Cristo los colores de la cruz, azul y rojo . Otra señal de confesión de la fe en la humanidad y divinidad del Verbo Encarnado, se manifestaría, como aparece en el capítulo 12 de la Regla Trinitaria, en la celebración de las tres solemnidades del Señor: Natividad (humanidad), Epifanía (divinidad); Ascensión (objetivo y triunfo supremo). Señales que podríamos ver reflejadas en el Pantocrátor del Signum Ordinis: la Natividad, manto azul (verdadero Hombre); la Epifanía, túnica roja (verdadero Dios); la Ascensión, estola dorada que lo orna, alude al sacerdocio eterno y a la gloria de Cristo, y el solio o trono símbolo de la realeza de Cristo, sentado a la derecha del Padre . Los Santos Padres hacen esa misma referencia a la divinidad y a la humanidad del Redentor cuando comentan la sangre y el agua brotadas del Costado traspasado por la lanza, también a la Eucaristía y al Bautismo. Sangre y agua, el precio de nuestra redención.

Juan de Mata, al mismo tiempo que pide perdón y recibe gracia de reconciliación y liberación, para entregarse con renovadas fuerzas a romper cadenas en el nombre y a gloria de la Santísima Trinidad, proclama al Redentor camino de encuentro con el Padre en el don del Espíritu,

La gracia propia de este sacramento purifica, ilumina, fortifica, facilita, en cada persona, caminos de liberación. La legislación actualizada de la Orden Trinitaria, en la senda luminosa de la Regla, invita a los hermanos a cuidar con esmero la práctica auténtica de este Sacramento con asiduidad y transparencia, para seguir progresando por el camino de la liberación desde el seno de la Trinidad Redentora . “El sacramento de la reconciliación es medio necesario y privilegiado para preservar esa libertad y, con ella, nuestra capacidad liberadora” . Es una invitación a romper las cadenas dentro del propio corazón: libres para liberar. Pues, como dice la Venerable Ángela María de la Concepción, nuestros defectos frenan las corrientes de las aguas caudalosas de la gracia .

El sacramento de la penitencia para romper cadenas

El fuego redentor que se lleva dentro garantiza y motiva el compromiso incondicional para abrir caminos de liberación, comprometerse en el día a día por los hermanos y hermanas que sufren a causa de pobrezas y esclavitudes nuevas y antiguas. Y junto al sacramento de la Penitencia percibimos la Eucaristía como perfecta glorificación de la Trinidad y en la que se realiza la obra de nuestra Redención . Eucaristía y Penitencia aparecen integradas en el camino de la libertad de los hijos de Dios.

“La Iglesia, para cumplir fielmente su deber de purificarse y de renovarse, recibió de su divino esposo, como don el sacramento de la penitencia o reconciliación, con el cual el don primario de la conversión al Reino de Cristo, recibido anteriormente en el bautismo, se restaura y se fortalece. Por este sacramento, el hermano que por la gracia de Dios misericordioso entra en el camino de la penitencia, vuelve al Padre que nos amó primero (1 Jn 4, 19), a Cristo que se entregó a sí mismo por nosotros (cf Gal 2, 26) y al Espíritu Santo que ha sido derramado en abundancia sobre nosotros” .

El recién estrenado Manual de la Orden Trinitaria (en vigor desde el 8 de Abril de 2012), citando el Ritual de la Penitencia de la Iglesia (Praen. 70 y 72) nos facilita algunas indicaciones para promover e incentivar el don de la Reconciliación en fidelidad a nuestros orígenes y tradición: “Es conveniente que en comunidad se realicen celebraciones comunitarias del sacramento de la penitencia dado que ello permite una mejor valoración de la experiencia del pecado y de la reconciliación, la celebración más completa de la Palabra de Dios y la importancia de la oración común, de la súplica y de la acción de gracias, que manifiestan la acción eclesial sin menoscabar el elemento personalizador de la confesión individual (Ritual de la Penitencia, Praen. 70)” . “Ello es especialmente indicado para el comienzo de los tiempos fuertes, la preparación de una especial solemnidad, los días dedicados a retiro o ejercicios espirituales, etc. Pero también pueden programarse regularmente de forma que puedan alimentar la vida sacramental de la comunidad (Ritual de la Penitencia, Praen. 72)” .

Llamados a disfrutar la gracia jubilar

Desde el texto y el espíritu de la Regla Trinitaria (17/12/1198), siguiendo el testimonio del Fundador, San Juan de Mata, el sacramento de la Reconciliación, posee su propia valencia trinitaria-redentora aplicable a todos sus hijos (religiosos, religiosas y laicos) y que revierte en la misión liberadora en favor de los destinatarios de su propio carisma. Damos gracias con San Juan de Mata, a la Santísima Trinidad, por el don de este sacramento que tanto facilita la vivencia y puesta en práctica de nuestro carisma trinitario-redentor.

El Año Jubilar nos lo concede la Iglesia para reavivar la llama de nuestro carisma, según San Juan de Mata y San Juan Bautista de la Concepción. Una de las gracias especiales que podemos disfrutar, durante este tiempo privilegiado, son las Indulgencias. Para obtener la indulgencia plenaria son necesarias tres condiciones: la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Santo Padre. La indulgencia plenaria puede aplicarse también por los fieles difuntos. La gracia del Jubileo se puede obtener todos los días del Año Jubilar en las Iglesias Trinitarias de Salamanca, de Córdoba y de Santo Tomás in Formis (Roma); en las Iglesias y Capillas de la Familia Trinitaria en los días de la apertura y clausura del Año Jubileo y en las más importantes fiestas de la Orden, y también en otros lugares sagrados acordados por el Ordinario Diocesano. Además, los que por causa de edad avanzada, los enfermos que no pueden participar en las solemnidades, ni peregrinar, pueden unirse espiritualmente ofreciendo sus sufrimientos, siempre cumpliendo las tres condiciones acostumbradas (Cf Decreto de la Paenitentiaria Apostólica, Prot. N. 522/11/I, 23 de Agosto de 2011. En el Prot. N. 523/11/I: A quienes no puedan participar físicamente en los ritos, les es posible obtener la bendición Papal siguiéndolos por radio o televisión. Interesante el Decreto, Prot. N.521/11/I, 24 de Agosto de 2011, en el que se concede a los miembros de la Familia Trinitaria Indulgencia plenaria e Indulgencia parcial por el rezo del Santo Trisagio).

Los jubileos programados durante los Centenarios (17/XII/2012-14/II/2014) son tiempo propicio, según la tradición de la Iglesia y en la Orden, para atraer a las personas a disfrutar de la gracia jubilar (las indulgencias), a confesarse, comulgar y orar por el Santo Padre, preparando una especie de triduo a cada fiesta de la Orden, como hacían los mártires de Argel, grandes apóstoles de la confesión, que además gozaron de facultades casi apostólicas para reconciliar a los cautivos.

 

Parroquia San Juan de Mata

Presentación al Señor de los niños bautizados durante 2012

Como es costumbre desde hace años, el día 2, fiesta de la presentación del Señor, la parroquia invitó a los papás de los niños bautizados durante el pasado año 2012 a participar en la popular celebración de “la Candelaria”. 14 jóvenes matrimonios con sus hijitos, a los que se unieron los respectivos y emocionados abuelos, respondieron a la llamada hecha y asistieron a la santa Misa que comenzó con la tradicional procesión de las candelas. En una sencilla ceremonia, tras la homilía, en la que glosó el significado de la celebración e invitó a todos a ser luz y sal de la tierra, el párroco, P. Arsenio Llamazares, al que acompañaban otros tres sacerdotes de la comunidad de religiosos, impuso las manos sobre la cabecita de los pequeños y todos oraron pidiendo al Señor que crezcan sanos en cuerpo y espíritu, rodeados por el amor de los papás y familiares.

Los pequeñines parecían como embelesados y alegres, alabando al Señor con sus suspiros. Y los muchos asistentes a la Misa comentaban con gozo la belleza de ver tanto carrito en el templo, dando gracias a Dios por el don de la vida, por haberse querido encarnar en el seno de una familia como las nuestras, y orando para que en todas las familias del mundo reine siempre el amor, la fidelidad, y la paz.

Celebración de san Juan de Mata, presidida por el señor Obispo

Una solemne Eucaristía presidida por nuestro Obispo, con quien concelebraron el Superior Provincial, el Párroco y otros sacerdotes de la Comunidad de los Trinitarios y de otras iglesias cercanas, puso broche de oro al triduo tenido con ocasión de la solemnidad de san Juan de Mata en la parroquia custodia de las sagradas reliquias del Fundador de los Trinitarios, de quien se están recordando los 800 años de su muerte. Como se sabe, con tal motivo la Santa Sede ha concedido un Año Jubilar, con anejas indulgencias. En el templo, lleno a rebosar, se reunieron representantes de todos los grupos parroquiales y alumnos del colegio.

En su homilía D. Carlos puso de relieve la belleza de la intuición carismática de este Santo que, pese a haber nacido hace más de ocho siglos, dejó en su obra y en la Orden por él fundada un mensaje que mantiene una impresionante actualidad social y religiosa en nuestros días. Tras la celebración, todos: Obispo, sacerdotes y parroquianos, compartieron en el patio del templo unos momentos de alegre fraternidad y fiesta.

Jornada Trinitaria. 22 de febrero de 2013

Los Trinitarios de Salamanca están celebrando, además del Jubileo por los 800 años de la muerte de su Fundador y los 400 de la de su Reformador, los 50 años de la construcción que alberga su actual Colegio Mayor. Con tal motivo, han organizado una Jornada Trinitaria, para el próximo día 22 de febrero. El programa preparado comprende cuatro conferencias, que se pronunciarán en el salón de actos del colegio (entrada por la puerta principal del convento), excepto última ponencia, que tendrá lugar en el templo parroquial:

10.00 – 11.30: San Juan de Mata, padre y maestro para la Nueva Evangelización, P. Pedro Aliaga Asensio, osst, Doctor en Historia de la Iglesia.

2.00 – 3.30: Más de seis siglos de presencia: los Trinitarios en Salamanca (1390 - 2013), Prof. Eduardo Javier Alonso Romo.

16.30 – 18.00: El deber de evangelizar según San Juan Bautista de la Concepción, P. Juan Pujana, osst, Doctor en Teología.

18.30 (en la iglesia): ¿De qué hablamos cuando hablamos de fe y de nueva evangelización?, Mons. Raúl Berzosa, Obispo de Ciudad Rodrigo.

20.00: Eucaristía.

 

Preces para el Capítulo General

Roguemos por el Capítulo General de nuestra Orden. El Señor nos llama a escuchar hoy su voz, a acogerla con corazón dócil y generoso y a cumplir su voluntad. Con confianza, oremos al Padre:

Padre nuestro, escúchanos

1. Padre nuestro, bendice a la Iglesia. Gobiérnala con tu amor, consérvala con tu providencia, extiéndela con tu sabiduría. Oremos.

2. Padre nuestro, concede a todos los pueblos la paz y la concordia. Que todos los hombres nos reconozcamos como hermanos y el mundo conozca días de serenidad y alegría. Oremos.

3. Padre nuestro, protege, extiende y multiplica la Familia Trinitaria. Que seamos fieles a nuestra vocación, que nuestras comunidades y personas sean verdaderas «Casas de la Santa Trinidad» donde el amor cree espacios de vida, de encuentro y de salvación para pobres y cautivos. Oremos.

4. Padre nuestro, continúa bendiciendo a nuestra Orden. Te agradecemos el don de nuestra vocación trinitaria, te pedimos que sepamos valorar el tesoro de la multiculturalidad y que podamos construir juntos nuestra fraternidad sobre la roca de tu Hijo, Jesucristo. Oremos.

5. Padre nuestro, ilumina a los capitulares para que procedan en las elecciones con pureza de intención y para que, posponiendo cualquier interés humano, elijan a quienes consideren más dignos según el Evangelio. Oremos.

6. Padre nuestro, ayuda con tu Gracia a quienes resulten elegidos para el gobierno de la Orden. Que acojan su elección con ánimo confiado, con generosidad de espíritu y con humildad de corazón, para que en sus personas pueda manifestarse tu amor, tu sabiduría y tu poder, que nos acompañan siempre. Oremos.

7. Padre nuestro, haznos trinitarios entusiastas, optimistas y decididos en la misión como san Juan de Mata, contemplativos y disponibles como san Félix de Valois, abiertos a la renovación en el Espíritu y a la conversión a tu Palabra como san Juan Bautista de la Concepción. Que la memoria y el estilo de nuestros Padres crezca y se renueve en este Año Jubilar. Oremos.

8. Padre nuestro, acoge junto a ti a nuestros difuntos. Que creamos siempre que nuestra fraternidad es más fuerte que la muerte, porque somos hermanos en Cristo, tu Hijo, a quien tú resucitaste con la fuerza del Espíritu Santo. Oremos.

DIOS, PADRE DE LAS MISERICORDIAS, acuérdate de estos hijos tuyos que te suplican. Tú nos llamaste a formar parte de esta Orden, fundada por un particular designio tuyo, manifestado a nuestro Padre san Juan de Mata. Tú has velado siempre por esta porción de tu Iglesia, distinguiéndonos con el Nombre de la Santa Trinidad y con la misión de predilección hacia los cautivos y pobres. Continúa cuidando de nosotros con amor de Padre, para que abiertos a la acción del Espíritu Santo no busquemos otra cosa sino tu gloria, que es el interés de Cristo, tu Hijo. Que vive y reina, por los siglos de los siglos. Amén.

- Virgen María, Madre del Remedio, ruega por nosotros.
- Santa Inés, muestra ser nuestra Patrona, ruega por nosotros.

 

Defunción del P. Hugo Ernesto Medina, Vicariato di Spagna Sud

El pasado 2 de febrero de 2013, ha fallecido el P. Hugo Ernesto Medina Díaz. El P. Hugo era parte del Vicariato de España Sur, si bien desde hace algún tiempo no residía en ninguna de nuestras comunidades. El P. Hugo nació el 9 de diciembre de 1960 en Lima (Perú). En 1984 emitió la profesión simple en Lima, para emitir posteriormente la profesión solemne en 1989. Fue ordenado sacerdote en Lima en 1990. Descanse en paz.

 

Defunzione di P. Giuseppe Pesce, Provincia di Italia

Carissimi confratelli, la storia quotidiana della Provincia è per tutti noi storia dì salvezza e di rivelazione di Dio a noi suoi figli. Tutti gli eventi che ci toccano, tristi o gioiosi, sono visite di Dio e segni del suo tenerissimo amore di Padre. A noi, nella luce dello Spirito, spetta leggerne i messaggi, accoglierli e come Maria aderirvi.

Il giorno 2 Febbraio, dopo una lunga degenza negli ospedali della città di Potenza e di Pescopagano, è morto il nostro fratello, P. Giuseppe Pesce. Dopo un serio intervento operatorio per insufficienza cardiocircolatoria, non è riuscito, purtroppo, a recuperare la buona salute, anche in conseguenza di una situazione globale fisica gravemente fragile.

Il mese scorso, era morto anche suo fratello, P. fr. Alberto Pesce, missionario in Madagascar da quasi 60 anni, una presenza lunga e proficua la sua, ricca di meriti dinanzi a Dio e agli uonmini. E così per un misterioso disegno, dopo poco tempo, si ritrovano insieme nella casa del Padre.

Le esequie sono state celebrate nella parrocchia dell'Immacolata di Venosa, una chiesa meravigliosa, ristrutturata dal nostro confratello, P. Orlando Navarra, e gremita fino in fondo di fedeli; erano presenti numerosi religiosi trinitari, i confratelli malgasci, sacerdoti diocesani, i suoi familiari.

La solenne concelebrazione, partecipata da circa: 30 sacerdoti, è stata presieduta dal vescovo della diocesi di Melfi-Rapolla -Venosa, Mons. Gianfranco Todisco, il quale nella sua omelia ha espresso tutta la sua gratitudine e il ringraziamento verso l'Ordine, per il ministero pastorale esercitato dal P. Giuseppe, in qualità di parroco, in detta parrocchia, e ha auspicato che la sua morte sia per l'Ordine come il chicco di grano che muore, portando frutti vocazionali.

Doveroso riportare la testimonianza del P. Angelo Cipollone, che come Ministro della comunità di Venosa, l'ha avuto accanto a lui in questi ultimi anni.

“P. Giuseppe Pesce si e dimostrato sempre povero, obbediente, capace di accettare la sofferenza e sopportarla con spirito di rassegnazione e perseveranza”.

DATI PERSONALI
Nato a Noicattero (Bari) 12/9/1932 Noviziato 3/10/1950
Prima Prolessione a Cori 4/10/1951 Voti Solenni a Roma 11/4/1955
Ordinazione Sacerdotale a Roma 26/10/1958

PROFILO UMANO E RELIG1OSO
Aveva ricevuto affetto, testimonianza e corretta educazione nella famiglia, coerentemente cristiana e operosa, capace di formare i propri figli e saperli offrire al Signore nella liberty responsahile di ciascuno di loro.

Ha donato all'Ordine due figli sacerdoti e una figlia suora. Nel suo ministero pastorale e stato impegnato in vari compiti: insegnamento nelle scuole, missionario in Madagascar dal 1966 al 1976, parroco a Grassano (Matera) dal 1977 al 1981, cappellano dell'Ospedale di Gagliano del Capo (LE) dal 1996 al 2000; in ultimo, parroco a Venosa dal 2009 al 2010.

Nell'esplicazione delle proprie mansioni, ha dato testimonianza di fede viva e operosa. Amava I'Ordine, amava la comunita e rispettava i confratelli, anche se alle volte sembrava serio e distaccato, conservava nel cuore sentimenti di umanita e caiore.Si distingueva per umiltà, povertà e sobrietà di vita, dando un forte richiamo in questa nostra epoca di consurnismo abbondante, nonostante la crisi.

Disponibile all'obbedienza, senza compromessi, alle varie mansioni a cui veniva chiamato nelle diverse case della Provincia. Ha accettato la sofferenza che ha accolto come dono e ha saputo trasformare in grazia. La sua scomparsa discreta, silenziosa, non sia dimenticata, ma sia sempre presente in Dio nel nostro cammino. Vi ricordiamo can frateili, di pregare per lui e di soddisfare quanto prima ai dovuti suffragi prescritti nella nostra legislazione.

Riposi in Pace!

Cumpleaños y Efemérides
14 al 27 de febrero de 2013.
Felicidades

14 Fiesta de San Juan Bautista de la Concepción

15 P. Giuseppe D'Agostino, Provincia de Italia, nacido en Felline (Lecce) en 1946
P. Ángel Luis Montalvo, Provincia de España Sur, nacido en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) en 1958
Fra. Julio Rakotoalinoro, Provincia de Madagascar, nacido en Fenoarivo en 1988

17 1º Domingo de Cuaresma
P. Binoy Akkalayil, Vicariato de la India, nacido en Edakkoly en 1977
50 aniversario de la ordenación sacerdotal del P. Olegario Sendín, Provincia de España Sur
50 aniversario de la ordenación sacerdotal del P. Juan María Iturrate, Provincia de España Norte

18 P. Victor Albert Rakotoniaina, Provincia de Madagascar, nacido en Tsarasaotra (Fianarantsoa) en 1959

19 P. Ramón Campos, Provincia de España Norte, nacido en Belmonte (Cuenca) en 1946

20 P. Jesús Sagarna, Provincia de España Norte, nacido en Dima (Vizcaya) en 1937
P. Pedro María Ustárroz, Provincia de España Norte, nacido en Pamplona en 1956
Fra. Victor Ludger Andriantinarivo Feno, Provincia de Madagascar, nacido en Ambatomanoina (Anjozorobe) en 1979

21 P. Jean de la Croix Félix Ranaivoarisoa, Provincia de Madagascar, nacido en Amparafaravola en 1970

22 P. Juan Pablo García, Provincia de España Sur, nacido en Valladolid en 1962
P. Rafal Piecha, Provincia de Italia, nacido en Zywiec (Polonia) en 1980

23 P. Modeste Edouard Mampouya, Provincia de Italia Sur, nacido en Brazzaville (Congo) en 1972
Fra. Marc-André Gilbert, Provincia de Canadá, nacido en St-François-de-Beauce en 1945
Fra. Anselme Rambaoseheno, Provincia de Madagascar, nacido en Antsirabe en 1982
Fra. Lai Xuan Lang, Provincia de Italia Norte, nacido en Soc Trang (Vietnam) en 1977

24 2º Domingo de Cuaresma
P. Lorenzo Moretti, de la Provincia de Italia Norte, nacido en Roma en 1939

27 P. Marc Allaire, Provincia de Canadá, nacido en Ville Vanier (Qc) en 1951
P. Antonio Torres García, Provincia de España Sur, nacido en Sevilla en 1981