COMUNION N. 12: agosto 2013
 
 

REVISTA COMUNION Nº 12
CURIA GENERAL, OSST.
ROMA
20 agosto 2013

INDEX

Comunicación a todos los hermanos de la Orden
Communication à tous les frères de l’Ordre
Informazione a tutti i Fratelli dell’Ordine
Rescripto de la Congregación
Noticias breves – Notices brèves
Cumpleaños, Anniversaires, Compleanni, Birthday
Documento de la tradición trinitaria: Ad militantes Ecclesiae regimen de Su Santidad Clemente VIII (20 de agosto 1599) 12-16

COMUNICAZIONE A TUTTI I FRATELLI DELL' ORDINE
Roma, il 20 agosto 2013. Anniversario della Riforma

Cari fratelli:
Pace e gioia nella Santa Trinità. Con la presente nota informativa vi rendo noto che lo scorso 23 luglio, la Congregazione per gli Istituti di Vita Consacrata ha approvato l'uso del titolo originale del nostro Ordine, e cioè: «Ordine della Santissima Trinità e degli Schiavi». Il rescritto è stato firmato da S. E. Rev.ma fra' José Rodríguez Carballo ofm, Segretario della Congregazione suddetta. Questo l'esito positivo -e di una rapidità stupefacente- della richiesta fatta dal nostro Procuratore Generale in seguito al desiderio formulato dallo scorso Capitolo Generale.
Bisogna aspettare ancora la pubblicazione del Decreto con il quale il nostro Ministro Generale farà la promulgazione di questa innovazione alle nostre Costituzioni.
Nel rendere nota questa piacevole notizia a tutto l'Ordine, colgo l'occasione per salutarvi fraternamente nella Santa Trinità,

fr. Pedro ALIAGA ASENSIO o.ss.t.
Vicario Generale


RESCRIT DE LA CONGREGATION

NOTICES BREVES

10 de agosto, COLOMBIA: Celebración de la ordenación diaconal del colombiano fray Luis Fernando Torres Agudelo en Bogotá (Colombia). Nació en Peque (Antioquia, Colombia) el 17.05.1980. Ha empezado su noviciado en Santiago de Chile el 15.01.2007 e ha hecho su primera profesión en Santiago de Chile el 03.01.2008. Después sus estudios ha participado a l’APPS 2013. Ha hecho su profesión solemne el 13.07.2013. Sigamos orando por nuestro nuevo diácono. Enhorabuena.

10 de agosto, MADAGASCAR:
Después la celebración del 50° de nuestra parroquia de Tanambao (Fianarantsoa), los 19-21 de julio, fue hoy la bendición de la nueva comunidad y de la escuela d’Ambatovory siempre à Fianarantsoa. Los miembros de esta nueva comunidad son los hermanos Felipe Bustinza, párroco y ministro, Cyprien Rakotovahoaka, vicario y capelan de la cárcel y Lucien Herizo Andriantiana.


17 de agosto, ARGENTINA:
Los Trinitarios de Buenos Aires y el Vicariato de la prov. del Espíritu Santo, están de fiesta por la Ordenación Diaconal de Fr. Joselito Alvarez Romero. Nació en Huacareta (Chuquisaca, Bolivia) el 21.09.1978. Ha empezado su noviciado en San Carlos de Ñuble (Chile) el 31.01.2003 e ha hecho su primera profesión en esta casa el 22.01.2004. Después sus estudios ha participado a l’APPS 2013. Ha hecho su profesión solemne el 10.11.2012. Unidos en la oración acompañemos a nuestro Hermano Trinitario. Enhorabuena.

 

17 de agosto, COLOMBIA :
También fue el día de la ordenación de nuestro hermano Sergio Jeair Pereira Fernandez del Vicariato de la Provincia de Inmaculada Concepción (Colombia – Puerto – Rico) en Barranquilla (Colombia). Nació en Ciénaga (Magdalena, Colombia) el 27.08.1982. Ha empezado su noviciado en Santiago de Chile el 15.01.2007 e ha hecho su primera profesión en esta casa el 03.01.2008. Después sus estudios ha participado a l’APPS 2012. Ha hecho su profesión solemne en Roma el 04.11.2012. Unidos en la oración acompañemos a nuestro Hermano Trinitario. Ya tenemos una foto del nuevo sacerdote. Enhorabuena.

17 de agosto, ESPANA:
Celebración del 50° aniversario de la ordenación sacerdotal de Fr. Pedro BUSTINZA ARRIORTUA en la parroquia donde trabaja en presencia de su hermano Fr. Felipe Bustinza. El 15 de octubre, la celebración será en Dima (Vizcaya). Fr. Pedro fue ordenado sacerdote a Madrid el 8 de septiembre de 1963. El ha pasado diversos años en la misión en el Vicariato prov. de la Inmaculada Concepción (Colombia-Porto Rico). Zorionak

14 de septiembre, ESPANA:
La comunidad de Antequera tiene la alegría de invitaros a la profesión religiosa temporal de nuestro hermano Fernando Moreno Jiménez que se celebrará el sábado 14 de septiembre de 2013 a las 12:00 en la Parroquia Santísima Trinidad.

DOCUMENTO DE LA TRADICION TRINITARIA
414° aniversario de la Reforma


Presentamos de nuevo el documento muy importante del Motu Propio que concedió Su Santidad Clemente VIII a Juan Bautista de la Concepción aprobando la Congregación de los Hermanos Reformados y Descalzos de la Orden de la Santísima Trinidad y Redención de Cautivos. (20 de agosto 1599) traducción en castellano de los Fr. José Luis Aurrecoechea y Antonio Moldon.

Clemente VIII, papa

Para perpetua memoria

Elevados por disposición divina, a pesar de nuestros escasos méritos, al gobierno de la Iglesia militante, nos propusimos ante todo, y en cuanto Nos sea posible en el Señor, cuidar que todas las órdenes de eclesiásticos y religiosos vuelvan a la norma de su primitivo instituto regular, del que se han apartado no poco. Por esta razón, a los que por su propia iniciativa, guiados por el celo de una religión y vida más austera, decidieron abrazar y mantener en adelante, con su antiguo rigor, la observancia de la regla primitiva que establecieron los fundadores de su religión, a ésos no sólo acostumbramos alentarlos en su propósito, sino también favorecerlos de buen grado con oportunas gracias y favores.
Según hemos sido informados, algunos piadosos religiosos de la Orden de la Santísima Trinidad de Redención de Cautivos, instituida y confirmada por el papa Inocencio III, nuestro predecesor de feliz recuerdo, como se contiene en su carta dada en Letrán el 9 de febrero, en el primer año de su pontificado, considerando piadosamente cómo dicha Orden, por el
deterioro causado con el paso del tiempo y por la tibieza de los hombres, se ha apartado de la observancia de su primitivo instituto regular y ha adoptado una forma de vida más relajada, y aún permanece en ella, y deseando, por ello, inspirados por la gracia divina y guiados por el celo de una vida más austera, imitar el primer instituto regular de dicha Orden, posponiendo todas las comodidades del cuerpo con tal de ganar a Cristo, han comenzado a observar con su antiguo rigor la primitiva Regla de la misma Orden, establecida por el mencionado predecesor Inocencio, y han reconducido algunas casas de la misma Orden a esta Regla primitiva, y esperan fundar otras nuevas, y otros muchos, siguiendo sus huellas, desean servir al Altísimo observando la misma Regla primitiva, Nos, que según el deber de nuestro oficio pastoral buscamos de buen grado dirigir prósperamente el estado de todos los religiosos, encomendamos al Señor con el mayor interés el piadoso propósito de dichos religiosos; y deseando aumentar, en cuanto podamos en el Señor, sus laudables principios con los más felices progresos, absolvemos en virtud de las presentes y consideramos absueltos a cualquiera de ellos de toda sentencia de excomunión, suspensión y entredicho, y de otras sentencias eclesiásticas, censuras y penas impuestas por el derecho o por el hombre en cualquier ocasión o por cualquier causa, si de alguna manera están vinculados por ellas, para lograr debidamente el efecto de las presentes.
Y con el parecer de nuestros venerables hermanos Cardenales de la Santa Iglesia Romana, designados para las consultas y negocios de los Obispos y Regulares, a los que encomendamos el examen de este asunto y del que nos deben dar relación, por propia iniciativa y con ciencia cierta y madura deliberación Nuestra, y con la plenitud de la potestad apostólica, a tenor de las presentes y con la autoridad apostólica erigimos e instituimos la Provincia o Congregación que se llamará de los Hermanos Reformados y Descalzos de la mencionada Orden de la Santísima Trinidad de Redención de Cautivos, que observarán a perpetuidad la primitiva Regla de dicha Orden, usando el hábito que ahora llevan, en los mismos Reinos de las Españas, que será regida y gobernada a perpetuidad por un prior provincial, elegido de entre los mismos reformados y descalzos en el capítulo de dicha Provincia o Congregación, a celebrarse canónicamente a su tiempo, después que, como esperamos en el Señor, haya aumentado el número de los mismos religiosos reformados.

A esta Provincia, así erigida e instituida, la desligamos, separamos y desmembramos a perpetuidad de las otras Provincias de dicha Orden de la Regla modificada; e igualmente a los Hermanos Reformados y a sus casas y monasterios, tanto los erigidos hasta ahora como los que se erijan en adelante, los eximimos y libramos a perpetuidad de toda jurisdicción, visita y superioridad competente tanto del Comisario General como de otros Ministros provinciales o locales y de cualesquiera otros superiores de la Regla modificada de la misma Orden sobre dichos reformados y sus casas, a excepción del Ministro General, como se dice más adelante.
Queremos, sin embargo, que esta Provincia o Congregación de Hermanos Reformados Descalzos y sus casas y monasterios presentes y futuros, estén sujetos a perpetuidad y permanezcan sometidos y dependan de la obediencia y superioridad del Ministro General de toda la mencionada Orden, como le están sujetas y sometidas las otras Provincias de la misma
Orden.

Éste, por sí mismo o por otro religioso idóneo, que deberá ser elegido por él de entre los mismos Hermanos Reformados, podrá visitarlos, reformarlos, corregirlos y castigarlos, de acuerdo con su Regla primitiva e institutos regulares, pero sólo en los monasterios, casas y lugares de los mismos Hermanos Reformados; fuera de estos lugares, el Ministro General de ninguna manera, ni bajo ningún pretexto u ocasión, podrá apartar, asignar, cambiar, traer o trasladar o enviar a otras Provincias, o retener en ellas, a dichos Hermanos Reformados, o a algunos de ellos. El Ministro General tampoco podrá cambiar ninguno de los estatutos de dicha Orden de los Hermanos Reformados que hayan sido confirmados o serán confirmados en el futuro por la autoridad de la Sede Apostólica, o los que ahora haga el Nuncio, o los que después serán hechos por cualquier capítulo provincial de dichos Hermanos Reformados, si han sido confirmados, como se ha dicho, por nuestra autoridad; tampoco podrá conceder favores, exenciones o privilegios a alguno o a algunos en contra de los mismos estatutos.

Pero dado que han sido admitidos algunos Hermanos Reformados de dicha Orden de la Regla modificada, que anteriormente profesaron, queremos y mandamos que a éstos y a otros que, como se ha dicho, serán recibidos en adelante de los conventos más relajados entre estos reformados, se les conceda el espacio de un año como prueba, dentro del cual, si algunos no pueden soportar la austeridad de dicho instituto y de su estilo de vida, les sea permitido volver a los anteriores conventos de la Regla modificada; y si los Reformados juzgan que no les conviene su compañía, puedan despedirlos. Después de transcurrido el año (que se concede como prueba y experiencia) sin una nueva profesión, a ninguno de estos Hermanos Reformados le es lícito pasar, sin nota de apostasía, a otra Orden, excepto a la de los Cartujos, ni tampoco a la de la Santísima Trinidad de la Regla modificada.
A fin de que sean admitidos en estos monasterios solamente los que sean capaces e idóneos para soportar las cargas de la mencionada Regla primitiva, por las presentes encomendamos y mandamos al amado hijo Nuncio nuestro y de la Sede Apostólica en los mismos Reinos de las
Españas, al actual y a sus sucesores, que elija como Visitador de dichos Hermanos Reformados Descalzos de la Orden de la Santísima Trinidad a alguno de los religiosos de los Hermanos de la Orden de Descalzos de la Bienaventurada María del Monte Carmelo o de los Descalzos de San Francisco, que sobresalga por su piedad, prudencia, doctrina y experiencia, y sobre todo por el celo de la Religión, al que juzgare más apto e idóneo para este cargo, para que pueda visitar personalmente los monasterios de dichos Hermanos Reformados e indague diligentemente sobre la vida, costumbres y cualidades de cada uno de dichos hermanos que han abrazado la observancia de esta Regla primitiva. Y procure recibir a la profesión, como se ha dicho antes, a aquellos que, llevados del celo de una vida realmente más austera, juzgare que pueden pasar a esta norma de la Regla primitiva. Y a los que hallare menos idóneos y aptos, con nuestra autoridad y bajo pena de excomunión y otras censuras y penas eclesiásticas, los obligue y fuerce a dejar el hábito de los Hermanos Reformados, a salir de sus casas y a volver a las casas de dicha Regla modificada.
Además, el mismo Nuncio, con el consejo del mencionado Visitador y de otros religiosos piadosos y eruditos de las mencionadas Ordenes de Descalzos Carmelitas o de San Francisco, y también de los mismos Reformados de la Santísima Trinidad, con Nuestra autoridad haga y mande que se observen los estatutos y constituciones para el feliz gobierno de dicha Provincia de Reformados y de sus casas y monasterios, siempre que no vayan en contra de dicha Regla primitiva y de los sagrados cánones y decretos del Concilio Tridentino.
Asimismo, con Nuestra misma autoridad elija a los ministros, a los vicarios de las casas y a los maestros de novicios, tanto de entre los mismos Reformados, si los hubiere idóneos, como también, para suplir, de entre los mencionados Descalzos Carmelitas o de San Francisco, según juzgue más conveniente en el Señor para el feliz progreso de esta nueva Provincia.
Damos y concedemos facultad al mismo Nuncio y al mencionado Visitador que debe ser designado por él, o a otro u otros que el mismo Nuncio, una y otra vez, como se ha dicho, juzgue que deben ser designados, respectivamente, para este oficio, tanto para hacer lo ya dicho como para erigir casas o monasterios de la misma Regla primitiva, y para conceder a los ministros o a otros superiores de los mismos, que puedan admitir a aquellos que, abandonando el siglo, decidan, impulsados por la divina gracia, acogerse a dicha Religión, y a otros que de dicha Orden de la Regla modificada de la Santísima Trinidad o de otras órdenes de Regla más relajada, quisieran pasar a dicha Orden de los Reformados, observando lo establecido; con tal que, respecto a los que de otras órdenes quisieran pasar a ésta, la mayor parte de los vocales de la casa en la que van a ser admitidos voten a su favor, haya licencia de dicho Visitador y, antes de emitir la profesión, hagan, además, el año entero de noviciado, como otros que sean admitidos por vez primera.

Después que, con la bendición del Señor, haya aumentado el número de dichos Hermanos Reformados de la Orden de la Santísima Trinidad, de manera que no necesiten la ayuda de los mencionados religiosos extraños, y tengan al menos ocho casas o monasterios, en cada uno de los cuales haya al menos doce de estos Hermanos Reformados, dicho Nuncio haga que sean convocados para celebrar el capítulo. En dicho capítulo presida él mismo; y tanto el Visitador como los Ministros y sus procuradores canónicamente elegidos tengan voz y lugar, y elijan al Ministro Provincial y a los demás ministros de las casas de entre los mismos Hermanos Reformados, a tenor de las presentes y de las prescripciones regulares de esta Orden.
El mismo Ministro Provincial, elegido por vez primera con Nuestra autoridad ya mencionada, sea confirmado por el mismo Nuncio sólo por esa vez; y tanto él como sus sucesores tengan plena y omnímoda potestad para visitar, regir y gobernar la misma Provincia de Hermanos
Reformados, salva, como se ha dicho antes, la superioridad del Ministro General tanto sobre la misma Provincia como sobre el mismo Ministro Provincial elegido a su tiempo. Los demás Ministros Provinciales que hayan de ser elegidos a su tiempo en los capítulos provinciales que deben celebrarse cada tres años tanto para hacer estatutos, modificarlos o abrogarlos por algún motivo, como para hacer y ordenar las elecciones de los superiores y otras cosas pertenecientes al buen régimen de la misma Provincia, procurarán pedir y obtener cuanto antes la confirmación del Ministro General. Sin embargo, tan pronto como fueren elegidos, tengan y puedan ejercer dicha autoridad.
Concedemos también a la misma Provincia que cuando, debido al aumento del número de casas y hermanos, como se ha dicho antes, elijan al Provincial, puedan designar y mantener a perpetuidad un Procurador General ante la Sede Apostólica para tratar los negocios de la misma Provincia.
Además, concedemos a todas y a cada una de las personas de dicha Provincia que hay ahora o habrá en adelante, que puedan usar, tener y gozar, libre y lícitamente, de todos y cada uno de los privilegios, gracias e indulgencias, exenciones e inmunidades, prerrogativas, favores e indultos tanto espirituales como temporales de los que los hermanos de dicha Orden, por derecho o por costumbre o de cualquier otra forma usan, tienen y gozan; y podrán usar, tener y gozar de los mismos libremente en adelante, siempre que no sean contrarios a los mencionados decretos del sagrado Concilio de Trento, a las constituciones apostólicas y a la Regla primitiva.
Prohibimos al Ministro General de la Orden de la Santísima Trinidad, al Comisario General, a los Ministros provinciales y locales y a otros cualesquiera de dicha Regla modificada que ni por sí, ni por otros se atrevan o presuman molestar o inquietar en modo alguno a dichos Reformados de la misma Orden, ni tampoco a dichos Visitadores sobre lo anteriormente establecido, aunque no hayan emitido aún la mencionada profesión de la Regla primitiva. Si obran contrariamente, hacemos caer sobre cada uno de ellos la sentencia de excomunión en la que incurrirán ipso facto.
Pero dichos Reformados de ninguna manera están obligados a obedecer o prestar sumisión, salva sin embargo en las demás cosas la obediencia a dicho Ministro General, al cual queremos que estén siempre sujetos y sumisos, como se ha dicho.
Decretamos que las presentes letras nunca jamás sean notadas, acusadas o impugnadas del vicio de subrepción u obrepción o del defecto de intención Nuestra, por el hecho de que no hayan sido llamados quizás todos los interesados, o porque puedan ser comprendidas bajo cualesquiera revocaciones, suspensiones, limitaciones u otras disposiciones contrarias emanadas también de la misma Sede o que serán emanadas en el futuro, sino que ésas permanezcan siempre válidas y eficaces, y que surtan sus efectos plenos e íntegros; y que así deben ser juzgadas y definidas en todas partes por cualesquiera jueces y comisarios que desempeñen cualquier autoridad, quitada a cualquiera de ellos toda facultad y autoridad de juzgarlas e interpretarlas de distinta forma; y si alguien, con cualquier autoridad, a sabiendas o por ignorancia, atentare contra ellas, sea tenido como nulo e inválido.
Por lo tanto, a los queridos hijos Nuncio nuestro y de la Sede Apostólica en los Reinos de las Españas, al actual y al que sea en el futuro, y al Auditor General de las causas de la Curia de la Cámara Apostólica, y al General de los Carmelitas Descalzos, al actual y al que sea en el futuro, por las presentes mandamos que ellos, ya sean dos o uno de ellos, por sí o por otro u otros, publiquen solemnemente las presentes letras y todo lo que en ellas se contiene, donde y cuando fuere necesario, y cuantas veces se les pida en adelante por parte de dichos Hermanos Reformados, y asistiéndoles con la ayuda de una defensa eficaz en todo lo que anteriormente se ha dicho, con Nuestra autoridad los hagan disfrutar y gozar pacíficamente de todas y cada una de las cosas dichas, según el contenido y tenor de las presentes, no permitiendo que en adelante sean molestados indebidamente, de cualquier forma, por el Ministro General y los otros mencionados; reprimiendo, pospuesta la apelación, por medio de sentencias, censuras y penas eclesiásticas, y otros remedios oportunos de derecho y de hecho, a todos los contradictores y rebeldes y desobedientes a lo anteriormente dicho, declarando que han incurrido en las sentencias, censuras y penas mencionadas, y guardando los procesos legítimos para obtener estos efectos, y aumentándolas también repetidas veces, invocando incluso para ello, si fuera necesario, la ayuda del brazo secular.
No obstante las constituciones y ordenanzas anteriores y otras apostólicas, generales o especiales, ni las emanadas en los concilios provinciales y sinodales, ni tampoco los estatutos y costumbres, privilegios, indultos y Letras Apostólicas, corroboradas incluso con juramento, confirmación apostólica o con cualquier otra forma de estabilidad, que hayan sido concedidas, aprobadas y renovadas en favor de las personas anteriormente mencio¬nadas y de cualesquiera otras, bajo cualquier tenor y forma y con cuales- quiera clausulas, incluso derogatorias de las derogatorias, y con otras más eficaces e insólitas, e invalidantes, y con otros decretos concedidos, apro¬bados o renovados en general y en especial, incluso los dados motu proprio o de cualquier otra forma. Todas estas cosas, aunque para su derogación suficiente fuese necesario hacer de ellas y de todos sus contenidos mención especial, especifica, expresa y particular, y no por clausulas generales del mismo significado; o aunque se debiera usar cualquier otra expresión o emplear alguna otra forma rebuscada para esto: Nos, solo por esta vez, de modo especial y expreso, las derogamos, teniendo sus contenidos por expresados en las presentes letras y que de otro modo permanecer fan en su vigor, no obstante todo lo demás en contrario, incluso si a algunos, en común o por separado, la misma Sede haya concedido que no puedan ser puestos en entredicho, suspendidos o excomulgados por Letras Apostólicas, sin hacer plena y expresa mención de tal indulto.
Por lo demás, ya que seria difícil que la noticia de las presentes letras llegue a todo tipo de personas y presentarlas en todas partes, con la misma autoridad queremos y decretamos que a las copias de las presentes letras firmadas de mano de un notario público y selladas con el sello de una persona constituida en dignidad eclesiástica, se preste en todas pastes, tanto en juicio como fuera de él, la misma fe que se prestaría a las presentes letras, si se exhibieran o mostraran.
Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el día 20 de agosto de 1599, en el octavo año de nuestro pontificado.

M. Vestrius Barbianus.

Cumpleaños, Anniversaires, Compleanni, Birthday

AOUT - AGOSTO - AUGUST – ABUZTUA – AGUSTUS – SIERPEŃ - OAI PHONG

20 414° anniversario dell’approvazione della Riforma Scalza di San Giovanni Battista della Concezione
Fr. Fidel Achicallende Zubizarreta (Prov. Inmaculada Concepción)
Fr. Jorge Iván Mantilla (Vicariato Prov. Inmaculada Concepción)

21 Fr. Maciej Kowalski (Prov. S. Giovanni di Matha)

24 Fr. Simine Fernández (Vicariato San Michele dei Santi)
Fr. Pablo Salas (Delegación Prov. S. Giovanni di Matha)

25 San Luigi, Re di Francia
Fr. Luis García (Prov. del Espíritu Santo)
Fr. Gaston Mamitiana Tolotra (Prov. N. D. du Bon Remède)

26 Fr. Miguel Ángel Montiel (Delegación Prov. S. Giovanni di Matha)
Fr. Salomon Ranaivojaona Tsiorimanalina (Prov. N. D. du Bon Remède)
Fr. Pedro Gorena (Vicariato Prov. Inmaculada Concepción)
Fr. Ireneusz Eikert (Prov. of the Immaculate Heart of Mary)
Fra Jean M. Andriamandimbisoa Rabenaivo (Prov. N. D. du Bon Remède)

27 Fr. Sergio Jeair Pereira (Vicariato Prov. Inmaculada Concepción)

28 Fr. Armand Gagné (Prov. du Sacré Cœur de Jésus)
Fr. Jean Christian Randrianantenaina (Prov. N. D. du Bon Remède)
Fr. Roger Arsène Rakotomanana (Prov. N. D. du Bon Remède)
Fr. Richard Ramanantsoa (Prov. N. D. du Bon Remède)

29 Fr. Fulgence Tahiana Rakotomalala (Prov. N. D. du Bon Remède)

30 Fr. Luigi Savignano (Prov. S. Giovanni di Matha)
Fr. Willy Milton Barrientos (Vicariato Prov. del Espíritu Santo)
31 Fr. Victor Arsène Randriamitantsoa (Prov. N. D. du Bon Remède)

SEPTEMBRE – SEPTIEMBRE – SETTEMBRE – SEPTEMBER – IRAILA – THÁNG CHÍN – WRZESIEŃ – SETEMBRO

1 Fr. Arturo Curiel (Prov. del Espíritu Santo)

2 Fr. Enrique Legarra (Prov. Inmaculada Concepción)
Fr. Cong Bang Emmanuele Truong (Prov. S. Giovanni di Matha)

3 Fr. Mario Di Luzio (Prov. S. Giovanni di Matha)
Fr. Jorge Luis Hartkopf Carranza (Vicariato Prov. del Espíritu Santo)