COMUNION N. 19: 7-13 June
 
 

Centenario della morte dei Santi Giovanni de Matha e Giovanni Battista della Concezione. Intervista alla Famiglia Trinitaria

La Superiora General RR.TT. Trinitarias de Mallorca, Ana Villena López, responde sobre el Centenario de la muerte de nuestros Santos Padres Juan de Mata y Juan Bautista de la Concepción.

1. En términos vocacionales ¿Qué significa para ti la celebración de este Centenario?

Conmemorar Centenarios es como una llamada a nuestras vidas. Celebrar el Centenario de Juan de Mata y Juan Bautista de la Concepción es un hecho histórico que debe revitalizar la Orden Trinitaria, las ramas femeninas y el laicado.

Dice el proverbio que "el camino más largo comienza con un primer paso". Sin duda fue el primer paso de Juan de Mata -800 años- y Juan Bautista -400. Han sido y son testigos del esfuerzo, la entrega y el servicio de tantos hermanos y colaboradores laicos/laicas que harán posible celebrar el Centenario. Para nuestras vidas no dejará de ser una nueva oportunidad y un reto en el que no deberá faltar la fe, la esperanza, la creatividad, la alegría, el servicio...

2. Y para la familia Trinitaria, ¿Crees que es importante esta celebración?

Celebrar la vida, y mucho más nuestra historia, siempre resulta gozoso. Es un hecho que nos convocará, nos recordará, nos unirá, todo eso es un don de Dios Trinidad.

Pienso y siento, que toda celebración es buena ocasión para hacer memoria, entre otras cosas, de la vida de la familia Trinitaria, de las utopías, ilusiones, esperanzas que mueven nuestra misión; es una herencia que hemos recibido de nuestros hermanos. Es una gracia que nos lleva a confiar en el Señor; así como a profundizar en nuestras raíces, actualizarlas y dar a conocer la vida de nuestros Institutos y comunicar nuestro precioso carisma redentor liberador.

Pronto se cumplirá el año de la Asamblea Internacional en Ávila, y seguramente, todos los participantes –religiosos, religiosas y laicado- la recordamos como una manifestación más del amor de Dios Trinidad a la Familia Trinitaria que se nos brindó por medio de conferencias, comunicaciones, experiencias compartidas, convivencia y fiesta. Una gracia que debemos recrear, abriendo nuevos caminos, como nuestros fundadores –siguiendo la huella de Juan de Mata– hicieron.

3. ¿Cómo presentar hoy estas dos figuras al mundo para que su mensaje sea más atrayente?

Pienso que en una época tan compleja como la nuestra, en un mundo tan diferente y globalizado como el nuestro, en una realidad en la que las diferencias sociales son tan escandalosamente palpables, somos llamados a ser memoria y testigos del pueblo de Dios, a vivir en comunión el carisma recibido –Dios Trinidad revelado en el AMOR que manifestamos a través de nuestros compromisos y relaciones fraternas–, a estar con los sentidos en pleno funcionamiento para detectar a todos aquellos hermanos que sufren las injusticias… es un desafío que también nuestros fundadores vivieron y enfrentándose en su tiempo con las dificultades, como nosotros en el nuestro.

Otro medio de ser transmisores/as de todo este legado, de actualizar nuestro carisma a las nuevas esclavitudes que constatamos a nuestro alrededor, injusticias que están provocando tanto sufrimiento y dolor que han de ser denunciadas, y, nosotros/as como trinitarios/as tenemos el deber, la obligación de ponerles voz y luchar de forma comprometida por superar toda esta desigualdad, seremos así fieles a nuestros fundadores aportando nuevas respuestas y caminos liberadores cara el futuro.

4. ¿Cómo presentarías a los jóvenes en formación a nuestros dos santos?

Los presentaría con toda sencillez. Hombres que se sintieron llamados por Dios Trinidad, se fiaron de Él y se pusieron en camino con una gran fe.

Hombres entregados a las necesidades del momento histórico, profetas de su tiempo. A través de los siglos nos hemos ido adaptando a cada momento y lugares sin olvidar nunca el fin propio: la liberación-redención, el carisma Trinitario.

La espiritualidad trinitaria se debe vivir más con la vida y las obras que con las palabras. Tenemos muchas vidas ejemplares, hoy hacemos memoria muy especial en las de Juan de Mata y Juan Bautista de la Concepción –fundador y reformador, respectivamente– que pasaron dejando huella en la historia y una forma de vivir la espiritualidad trinitaria, que es modelo y ejemplo para nosotros/as, sus seguidores/as.

En una sociedad, como ya se ha comentado un poco más arriba, donde los Derechos Humanos son vulnerados, los valores del evangelio quieren ser anulados por unos sectores de la población –la honradez, la verdad, el diálogo, el perdón, la libertad, la ternura, la misericordia… el amor–, las personas y, concretamente los jóvenes, buscan la felicidad, el sentido pleno de la vida… están en búsqueda, recibiendo respuestas que, en la mayoría de ocasiones, son para aprovecharse de ellos, privándoles, precisamente, de la libertad tan ansiada. Tenemos a nuestro alcance la oportunidad de ofrecerles alternativas que, al ponerlas en práctica, se descubre y experimenta aquello que es verdadera felicidad y libertad: el gozo del encuentro de la otra persona como hermano/a y en la que se hace presente el mismo Dios Trinidad “… lo que hicisteis a uno de estos más pequeños, a mí me lo hicisteis…” (Mt 25); el experimentar la grandeza de la propia persona como ser único con unas capacidades y valores; junto a otros, el gozo de poner al servicio de los más desprotegidos los dones que cada uno posee; redescubrir el valor de la oración, personal y en grupo, como fuente de “alimentación” y renovación interior; en consecuencia, darle vida a los valores que nos ofrece generosamente Jesús: compartir, coherencia y compromiso de vida… –“ahora haz tú lo mismo” nos dirá. Descubriendo, por la propia experiencia, que son signos creíbles ante nuestra sociedad. Es ayudarles a saborear el gran don del carisma Trinitario. Dios Trinidad ya intervendrá, si así lo considera, aportando nuevas vocaciones a la vida religiosa. Sin lugar a dudas, todos/as a ser personas, desde la opción de vida elegida, a ser más humanas y misericordiosas.

N E W S

Mensaje por la fiesta de la Santísima Trinidad del P. José Miguel Marengo, Vicario del Vicariato latinoamericano de España Sur

Queridos Hermanos (…), nos disponemos a celebrar al Dios de la Vida, Dios Trinidad y cada año en un contexto diferente con una realidad nueva. Hoy no podemos abstraernos de las distintas situaciones que aquejan a nuestros pueblos y que por la Globalización ya son cercanas y nos tocan a todos. Vivir la Trinidad en un contexto puramente espiritual y desencarnado, nos conduce a pensar el cielo, como fugitivos de la tierra y creo que no podemos hablar de la Trinidad sin hacer mención a las realidades dolorosas de nuestros pueblos y hermanos.

Quisiera pensar a la Trinidad desde aquellas palabras de Dios a Moisés “he visto el dolor de mi pueblo y he decidido bajar a liberarlos”. Ante estas palabras no queda otra que tener presente la realidad y ver de qué manera estamos involucrados en ella, a tal punto que nuestra implicancia sea signo de un Dios cercano, que se juega por su pueblo. Que está atento a sus necesidades y no ausente. Como decía al inicio son muchos los conflictos sociales que se están viviendo en nuestra tierra, la Patria Grande Latinoamérica, temas mineros, invasión de tierras, abusos policiales, detenciones arbitrarias, atropello a los DDHH, injusticias sociales, y situaciones de incomprensión, al interior de la Iglesia con censuras, todo ello no nos puede ser indiferentes. Así como Dios ante el dolor de su pueblo en Egipto, no paso de largo. Hoy los Trinitarios estamos llamados también a no pasar de largo.

Quiero agradecer el esfuerzo en el trabajo y el compromiso que van adquiriendo nuestras comunidades y hermanos en ellas. Sabemos que hoy no es fácil lidiar con todo lo que acontece, pero vamos caminando, buscando en la creatividad y el compartir comunitario, responder de la mejor manera a los desafíos que se nos presentan. Como Trinitarios tenemos algo que decir en la sociedad en que nos encontramos. No nos podemos conformar con la Pastoral del mantenimiento, si queremos seguir siendo significativos. Para ello necesitamos ser audaces y valientes a la hora de ir dando pasos. Hay vida en el Vicariato, todos de una manera u otra van aportando lo mejor, con una mirada joven que nos mantiene en movimiento y con una perspectiva de futuro alentadora y gratificante. Nadie esta demás y vamos aprendiendo a sacar de lo antiguo y lo nuevo. Surge de todo esto, una llamada a concretar en Obras (Servicio Trinitario-Redentor) y lenguaje (formas de comunicarnos), maneras nuevas de ser y estar en América Latina. La añoranza y la nostalgia, nos pueden paralizar y frenar, frente a las iniciativas que vayan surgiendo, en el caminar acompañando al pueblo en su vivir y sentir.

Hoy la realidad nos pide ser auténticos y arriesgados, y nuestra gente nos quiere libres y cercanos, optimistas y llenos de esperanza en que un mundo nuevo es posible. Estamos llamados a “soñar el Vicariato que queremos y a vivir lo que soñamos”.

Dios Trinidad nos sigue confiando su Reino, la obra que quiere que hagamos juntos, en familia (Consagradas, Consagrados y Laicos) y llevemos a plenitud “que el hombre viva”. La pasión por el Reino no tiene límites y el Espíritu nos lleva por caminos insondables.

“Los milagros comienzan a suceder cuando se das más energía a tus sueños que a tus miedos”. Para esto, hace falta dejarnos llenar permanentemente de la fuerza del Espíritu, que nos lleva a vivir la experiencia de las relaciones trinitaria, en comunidades abiertas, con clima de confianza y libertad, cercanas y comprometidas con la gente que nos rodea y a quienes estamos llamados a servir, compartiendo la vida con sencillez y alegría.

¡Feliz día de la Santísima Trinidad! Que el Dios de la Vida, bendiga de manera abundante el caminar de cada uno de nosotros y nuestras comunidades, para que el mensaje que debemos trasmitir y nuestro estilo de vida, hagan creíble la presencia de Dios Amor, que se da de manera incondicional, buscando una vida digna para todos.

Fraternamente.

P. José Miguel Marengo Raimonda
Ministro Vicarial de Argentina – Chile – Perú – Bolivia

 

Celebración de la Fiesta de la Trinidad en Lima (Perú)

Las fiestas de las Santísima Trinidad han sido preparadas detalladamente gracias al laicado trinitario, parroquia y colegio Santísima Trinidad de Lima. Los días de la novena fueron amenizados con apropiados guiones, reflexiones y cantos trinitarios. La víspera de la fiesta se tuvo una amena verbena trinitaria.

El domingo, aunque todo el Perú estaba pendiente del partido de futbol Perú-Colombia, pero ciertamente la devoción a la Santísima Trinidad tuvo más fuerza que la devoción al futbol. Y así a las cuatro de la tarde salía en procesión la gran imagen de la Santísima Trinidad cargada a hombros por los hermanos de la Hermandad de la Santísima Trinidad de la parroquia y la Hermandad del Señor de los Milagros del pueblo joven el Recate.

La entrada de la imagen en la parroquia fue realmente impresionante. Iba acompañada de una larga fila de monaguillos con sus túnicas trinitarias, laicos trinitarios y cientos de devotos de la Santísima Trinidad. Y entre música peruana y con los cohetes que alumbraron el cielo con sus fuegos artificiales, entraba procesionalmente la imagen de la Trinidad.

En el altar mayor junto a la imagen de la Trinidad, un grupo de alumnos del colegio Santísima Trinidad presentó un cuadro viviente de la Trinidad, Juan de Mata y Juan Bautista de la Concepción. La iglesia abarrotada con cerca de mil personas hizo un silencio profundo para escuchar las voces del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo y de San Juan de Mata y San Juan Bautista. Al finalizar un largo y emotivo aplauso fue la expresión de la comunidad parroquial y educativa Santísima Trinidad.

Seguidamente junto a las hermanas Trinitarias de Valence se hizo la renovación de los votos. Y con unas palabras del P. Andrés Ferreras, ministro de la comunidad de Lima, de agradecimiento a todos en la fiesta de la Trinidad, finalizó la gran fiesta de la Trinidad en Lima, antigua capital del Virreinato de Perú.

P. Ángel García Rodríguez
Lima (Perú)

 

Vivir la Trinidad en la realidad latinoamericana

“Los conflictos sociales y eclesiales en América latinano pueden ser indiferentes a los Trinitarios”

En estos días pasados con motivo de la fiesta de la Santísima Trinidad han llegado a nuestras manos interesantes y múltiples documentos, cartas, mensajes, doctrina y alta teología de la Santísima Trinidad…Entre todas las cartas destacó la del P. General que nos invita a vivir la Trinidad en el vivir diario de nuestras comunidades y la carta de José Miguel Marengo, Vicario de España Sur que invita a vivir la Trinidad encarnada en los conflictos que hoy vive el pueblo latinoamericano.

Destaco los siguientes puntos de reflexión e interpelación del P. José Miguel Marengo especialmente destinados para la Familia Trinitaria en América Latina.

• Vivir la Trinidad en un contexto puramente espiritual y desencarnado, nos conduce a pensar el cielo, como fugitivos de la tierra y creo que no podemos hablar de la Trinidad sin hacer mención a las realidades dolorosas de nuestros pueblos y hermanos.

• Quisiera pensar a la Trinidad desde aquellas palabras de Dios a Moisés “he visto el dolor de mi pueblo y he decidido bajar a liberarlos”.

• Son muchos los conflictos sociales que se están viviendo en nuestra tierra, la Patria Grande Latinoamérica, temas mineros, invasión de tierras, abusos policiales, detenciones arbitrarias, atropello a los DDHH, injusticias sociales, y situaciones de incomprensión, al interior de la Iglesia con censuras, todo ello no nos puede ser indiferentes. Así como Dios ante el dolor de su pueblo en Egipto, no paso de largo. Hoy los Trinitarios estamos llamados también a no pasar de largo.

• Estamos llamados a “soñar el Vicariato que queremos y a vivir lo que soñamos”. La pasión por el Reino no tiene límites y el Espíritu nos lleva por caminos insondables.

¡Gracias al hermano argentino José Miguel por su aportación a vivir la Trinidad desde la realidad latinoamericana!

Ángel Garcia Rodríguez, osst
Lima (Perú)

 

La Pagina di Mons. Di Donna
Don Carmine Catalano
Pensieri sparsi di Mons Di Donna

Il ricorso fiducioso a Maria Santissima ha due benefici effetti, l’uno sul suo Cuore Immacolato, l’altro sul nostro.

Commosso il Cuore Immacolato di Maria è guadagnato anche il Cuore Santissimo di Gesù.

Impegnamoci a difendere e riparare l’onore di Maria contro i bestemmiatori ed oltraggiatori.

La nostra buona Madre celeste non lascerà senza compenso l’omaggio d’amor filiale per lei.

Chi santifica la festa presenta un aspetto giulivo e favorevole. Egli se sente quasi rinato e sollevato dal peso quotidiano del suo lavoro assillante.

Chi è tanto ostinato e superbo da non ricorrere a Maria, nostra Madre Celeste, preclude a sé stesso ogni via di scampo dai rigori della Divina Giustizia.

 

Cumpleaños y Efemérides
7 al 13 de junio de 2012.
Felicidades

8 San Miguel de los Santos
P. Juan Gómez, de la Provincia de España Sur, nacido en El Toboso (Toledo) en 1940
P. Salustiano Pastor, del Vicariato de España Sur, nacido en Huacareta (Bolivia) en 1970
Fr. Emile Ravo Randrianasolo, de la Provincia de Madagascar, nacido en Mahamasina en 1989

9 Beata Anna Maria Taigi
P. Baudilio Montoya, del Vicariato de España Norte, nacido en Palmira (Valle del Cauca – Colombia) en 1968
Fra. Florent Flavien Arsene Randriampinoana, de la Provincia de Madagascar, nacido en Imerintsiatosika en 1981

10 Corpus Christi
P. Juan José Ayerbe, de la Provincia de España Norte, nacido en Urretxu (Guipúzcoa) en 1927
P. Dominique Randriamandroso, de la Provincia de Madagascar, nacido en Antsirabe en 1972
P. Vicente De Paulo Dias Pereira, de la Provincia de Italia Sur, nacido en Brasilandia de Minas (Minas Gerais – Brasil) en 1978
Fra. Marc Bernardin Randriarimalala, de la Provincia de Madagascar, nacido en Antananarivo en 1980
Fra. Daniel Da Silva Goncalves, de la Provincia de Italia Sur, nacido en Barretos (Sao Paulo – Brasil) en 1982
Fr. Michael Charles Zomiaina, de la Provincia de Madagascar, nacido en Manakara en 1985
Las Hermanas Trinitarias de Roma recuerdan el aniversario de la aprobación de la Regla y el “Dies Natalis” de la Fundadora, Maria Teresa Cucchiari (Roma, 10 de octubre de 1734 – Avezzano, 10 de junio de 1801)

11 P. Olegario Sendín, de la Provincia de España Sur, nacido en Guadramiro (Salamanca) en 1938
P. Rodney Hayr Aguirre, del Vicariato de España Norte, nacido en Santafé de Bogotá (Colombia) en 1974

12 P. Antonino del Pino, de la Provincia de España Sur, nacido en Los Navalmorales (Toledo) en 1943
Fra. Raymond Rakotoarisoa, de la Provincia de Madagascar, nacido en Androifataka Ouest (Tsiroanomandidy) en 1981